La importancia del negativismo


Cuando entró Rajoy en el gobierno dijo que mostraría las cosas como son, sin adornos, sin brotes verdes; ha cumplido su palabra, la cuestión es ¿a qué precio?.

España debe demostrar mucho a sus vecinos y a la comunidad europea.

Un requisito indispensable para salir de la crisis actual a nivel global y a nivel nacional es recuperar la confianza. La confianza se construye con el tiempo, el buen hacer, cumplir los objetivos en tiempo, forma y mejorando las expectativas y trasladando un mensaje que permita ver el futuro con positivismo. En éstos aspectos, hoy, se flaquea y mucho.

La huelga general, que a día de hoy todos encuentran razones para que tenga lugar, es una dentellada más a la confianza en nuestro país y viniendo desde dentro tiene un valor añadido. El mensaje del gobierno es altamente inadecuado. No debe ser el “a mi no me importa, yo sé que es lo correcto” debe ser el de cercanía a la sociedad, el compromiso por salir todos juntos; no debe ser “no estoy en España y hago pequeñas declaraciones”. La imagen pública de nuestro presidente es muy valiosa y valorada por todo la comunidad internacional y sus segundos son tan pocos que está perdiendo enteros día a día.

Es fácil valora a Rajoy como un líder huidizo, no sale en los medios a dar ruedas de prensa de gran envergadura (y cada día se le amontonan nuevos deberes), con la mayoría absoluta no tiene en su agenda grandes alianzas ni diálogos, más cuando compañeros abren diferentes frentes (Arenas, Camps, Gallardón, Montoro…) hasta tal punto que la sociedad identiifica ministros y no gobierno. Esto quita también puntos de liderazgo.

El mensaje de honesta transparencia frente al negativismo en positivo cuando el segundo factor es menos importante, en nuestro caso donde la erosión es tan grave la honesta transparencia y la ocultación parcial de lo que realmente acontece e información sensible a la ciudadanía no hace más que socavar la valoración del gobierno y la poca confianza interna en salir de la crisis. Dirigir un mensaje negativo durante demasiado tiempo, sólamente por sugestión creará la materia prima para el empeoramiento de los condicionantes. Por lo tanto, deberían mandar un poco de esperanza (brotes verdes) para no crear una espiral deprimente.

Los malos datos obtenidos de manera objetiva, la baja confianza, el nivel de desempleo, y las malas previsiones hacen que desde el exterior se confíe menos en nuestra solvencia y desde dentro que se aumente el nivel de ahorro y se frene la actividad económica.

Un enfermo de cancer terminal luchará por su supervivencia hasta que no le quede oxígeno en los pulmones, el médico ha de informar y aportar todos los medios para ayudar a la recuperación (de ínfimas posibilidades) pero nunca le diría día a día que va a morir igualmente; en éste ejemplo y dando como simil la sociedad el estado anímico es muy importante, y desde el gobierno, desde las empresas, desde aquellos que pueden crear empleo y mejorar las previsiones de la crisis están mandando el mensaje equivocado.

Los políticos no han de mentir sino comunicar la misma información con el prisma de un vaso medio lleno.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: